Todo sobre la Santa Muerte

La Santa Muerte, también llamada “la niña blanca, “la blanquita” o incluso “Catrina”, se ha convertido en todo un icono y una deidad que es seguida por muchos mexicanos hoy en día.

¿Sabes qué es la Santa Muerte y por qué la gente tiene tanta admiración por ella? Pues sigue leyendo, porque te lo contamos a continuación.

Además, en el catálogo online de Les Morts podrás encontrar representaciones de la Santa Muerte para decorar las estancias de tu hogar.

santa muerte

¿Quién es la Santa Muerte?

Al contrario de lo que muchos creen, la Santa Muerte no es un culto que haya aparecido ahora en el barrio de Tepito (México), sino que es una entidad que existe desde hace muchos siglos en el mundo. Si tenemos en cuenta los archivos históricos, las primeras constataciones de esta entidad la encontramos en la época prehispánica y ligada a Dioses que se adoraban entonces.

Por ejemplo, en la tradición Maya estaba Ah Puch, quien tenía forma de esqueleto por todo el cuerpo y con un rostro de jaguar que tenía el cometido de cuidar de todo el inframundo. O la diosa azteca Mictecacíhuatl, quien era la encargada de custodiar los huesos de los muertos en el infierno. Otros nombres por la que se la conoce son “La Dama de la Muerte” o “La Señora de las personas muertas”, puesto que los conquistadores españoles la denominaron de esta forma.

Es más, en el antiguo Tenochtitlán podemos encontrar el templo dedicado a la Santa Muerte, considerado como un centro ceremonial desde época prehispánica. Los creyentes solían llevar ofrendas para que la divinidad guíe a los familiares muertos a algunos de los 13 cielos para conseguir un descanso eterno de las almas.

La Santa Muerte como se la conoce hoy

Hoy en día el sentido de estigma social contra la Santa Muerte se ha perdido, en gran parte, y poco a poco va ganando popularidad, sobre todo unida a las representaciones de calaveras mexicanas.

Es un culto universal que tuvo y tiene un lugar importante en diversos pueblos por todo el mundo y que fue, durante mucho tiempo, rechazado por la Iglesia Católica y otras religiones. Después de todo, se cambia la concepción de un dios omnipresente por una deidad que simboliza el temor y el respeto por la muerte.

En México, el culto actual a la Santa Muerte tiene su origen el Córdoba a mediados del s. XIX, cuando un chamán local aseguró que la muerte se le había aparecido durante un sueño y donde le ordenó que se difundiera su culto por todo el mundo.

En el barrio de Tepito (Ciudad de México), podemos encontrar el templo que los fieles visitan y donde se puede encontrar a “La Niña Blanca”. Podemos observar como algunos llegan de rodillas, otros con peticiones muy diversas y otros tanto con agradecimientos y con ofrendas que pueden ser desde cigarrillos, hasta dulces y licor.

Representación de la Santa Muerte

Pero el culto a La Santa Muerte no dio la vuelta al mundo hasta el s. XX. Es verdad que siempre ha estado presente dentro de las costumbres y cultura mexicana, aunque no ha sido hasta este momento donde existe una plena organización del culto. Es decir, con un sistema de creencias asentado y rituales que llevan a cabo aquellos que profesan su religión. En palabras de santeros y curanderos de Sonora, el culto apareció en el poblado de Tepatepec en el Estado de Hidalgo en la década de los 60. Se dice que aquí vivía una curandera que tenía en su casa un esqueleto de madera al que consideraba la auténtica imagen de la Santa Muerte.

Esta es una de las versiones que se da de la Santa Muerte, otros aseguran que surgió en 1800 en el Puerto de Veracruz donde a un brujo se le apareció en su vivienda y luego alguien realizó la réplica en versión femenina, de ello que haya una versión masculina y otra femenina.

También es cierto que el culto en torno a esta deidad ha aparecido un conjunto de creencias y rituales variados, que se pueden confundir con la santería y el vudú. El sincretismo nos hace vincular la Santa Muerte con la Virgen del Carmen en el santoral mariano católico. Así mismo, también aparecen pinceladas de la tradición afro-cubana con la imagen de Oyá, señora de los panteones y en el vudú con la representación de Oggún, que es aquel que protege de los accidentes violentos.

Para aquellos que creen en la Santa Muerte, ven en ella una doble cara, como la vengativa y la bondadosa con quienes le dan devoción. La imagen femenina es bondadosa y protege de todo mal a quien la invoca. En su mano derecha posee una balanza y es de color blanco. En el caso del macho, tiene en su hombro una guadaña y es invocada por quienes buscan el mal o la muerte del adversario o enemigo. También podemos encontrar diferentes modelos en colores (amarillo, violeta, rojo, entre otros) en función de deseos, odios o sentimientos.

De forma paradójica, aquellos que viven del culto a esta entidad no podrán salirse hasta que así ella lo dedica, es decir, hasta que rindan cuentas al entregar su vida.

La Santa Muerte y sus diferentes formas

Como hemos señalado, la Santa muerte sería la combinación de la Virgen del Carmen en el santoral, la figura venerada desde el s. XIX-XX y con la deidad prehispánica Mictecacíhuatl o La Dama de los muertos. Actualmente se la puede confundir con la Parca, tomada de las tradiciones europeas que influyeron en México.

También se la puede ver con el simbolismo de animales como la lechuza, animal simbólico de la deidad de la muerte azteca. En este sentido, este animal es uno de los vinculados con Mictlantecahtli, Señor de los Muertos y amante de Mictecacíhuatl. También se ven representaciones con una bola de cristal o globo que representa su poder, así como una calavera o un reloj de arena.

Unida a la representación de la Santa Muerte, también es muy conocida en la cultura mexicana las Catrinas, que es ya habitual en el arte del Día de los Muertos creadas en su día por José Guadalupe Posada.

Y hasta aquí todo lo que tienes que saber sobre la Santa Muerte. En Les Morts podrás encontrar calaveras y figuras cadavéricas para decorar tu casa o utilizar para eventos.

Más
articulos

Carrito de compra
Scroll al inicio